Charles manson

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Charles manson

Mensaje por Aluminca el Dom Mar 23, 2008 6:46 pm

En 1992, el poeta y compositor canadiense Leonard Cohen colocó en los anaqueles su disco The Future, álbum del cual el director Oliver Stone tomó prestados los cortes “Waiting For the Miracle” y el mencionado “The Future” para su ultraviolenta película Natural Born Killers. En una de sus estrofas, “The Future” habla de “una mujer que cuelga al revés, con el vestido cayendo sobre su cuerpo, mientras que un puñado de poetas piojosos baila a su alrededor, tratando de sonar como Charlie Manson”.

En su novela Hollywood, escrita en las postrimerías de su vida, cuando un poco de calma ha llegado tras la tormenta, el viejo poeta Charles Bukowski y su esposa llegan a la Meca del cine, invitados a ver el rodaje de la cinta Barfly. Para entonces, el dinero ya no es problema para el bardo de Los Ángeles. Los hoteles centaveros hace mucho quedaron atrás. Ahora, la pareja busca un lugar dónde vivir. En ese contexto conocen a Lila Gant, agente inmobiliaria de la empresa Arco Iris, quien conduce a los Bukowski por una “carretera comarcal, tortuosa y sucia”, hasta llegar a una casa de madera sin pintar. No había alumbrado público, por lo que la preocupación de Bukowski empieza a aflorar; “con unas cuantas copas encima podía ser arriesgado”, dice. Pero la preocupación del poeta no se compara con las tribulaciones de su esposa cuando ésta se percata del lugar en el que están y, sobre todo, cuando se da cuenta a quién perteneció la pocilga. “Oh, Dios mío”, exclama ahogadamente la mujer. Cuando Bukowski pregunta a qué se debe la alarma, Sarah responde: “Esta es una de las casas donde Charles Manson mató a alguien”. Por supuesto, la pareja abandona el cuchitril a toda prisa.

Muerte a los cerdos

La Familia Manson, liderada por el excéntrico Charles Manson, es para la generación de los sesenta lo que Homero y su prole de Los Simpson son para la de los noventa. La diferencia es que la primera ganó fama universal de forma ominosa. El 8 de agosto de 1969, un grupo de intrusos irrumpió en la mansión Cielo Drive, propiedad del director de cine Roman Polanski. Fueron asesinados de forma ritual Sharon Tate (esposa de Polanski, con ocho meses de embarazo), Jay Sebring, Abigail Folger y Wojiciech Frykowski. Un quinto cuerpo se halló entre los arbustos del jardín, el del visitante ocasional Stephen Parent. La palabra “cerdo” estaba escrita con sangre en la puerta frontal.

Dos días después, los cuerpos de los empresarios LaBianca –Leno y su esposa Rosemary– se hallaron en su casa, un lugar cercano a Cielo Drive llamado Waverley Drive. El matrimonio sufrió agresiones similares a las de sus vecinos de Cielo Drive. Como pistas había una serie de mensajes escritos con la sangre de las víctimas: “Healter Skelter” (título mal escrito de una de las canciones de los Beatles, contenida en el trabajo más oscuro del cuarteto, el Álbum blanco) y “Muerte a los cerdos”.

En las semanas siguientes, Susan Atkins, Tex Watson, Patricia Krenwinkel, Leslie Van Houten, Clem Grogan y Linda Kasabian fueron arrestados y acusados de participar en los asesinatos Tate-LaBianca. Manson, el cerebro detrás de la operación, fue sujeto de atención especial. El juicio de Manson y su “Familia” es hasta la fecha uno de los eventos más sensacionales en la historia contemporánea de los medios de comunicación estadunidenses, sólo comparable con las transmisiones actuales del Super Bowl. Manson fue retratado como un perverso titiritero, un reclutador de mozalbetes de clase media. Y él actuó su parte, vociferando sus monólogos disociados con los ojos desorbitados. Para el ciudadano medio estadunidense fue reconfortante ver que la demoniaca encarnación del mal estaba a buen resguardo.

Este año, las masacres de Cielo y Waverley Drive cumplirán 40 años de haber ocurrido. Por su parte, Charles Manson cumplirá el 12 de noviembre 74 años. Desde el momento en que fue aprehendido por instigar ambas carnicerías, el individuo no ha vuelto a ver las transformaciones del mundo exterior. Quién sabe de cuánto se ha perdido, ya que antes de ser encerrado por los asesinatos Tate/LaBianca, parte de su vida había transcurrido en el encierro. Si de alguien puede decirse que es carne de presidio, ése es Charles Manson.

Actualmente, Manson ocupa una de las celdas de la prisión estatal de Corcoran, California, donde recibe más cartas que cualquier otro recluso del sistema penal de su país. Pese a la edad que hoy ostenta, su comportamiento dista mucho de ser ejemplar. Gran parte de su tiempo transcurre en “El Hoyo”, que no es otra cosa que una celda de castigo (un apando), donde permanece aislado 23 de las 24 horas del día. ¿El motivo? Son varios, pero casi siempre tienen que ver con las amenazas que reciben los guardias por parte de Manson, un viejo que aún puede levantar las mareas oscuras del infierno penitenciario y llevar a cabo actos, por decirlo de alguna manera, “contraculturales”.

Han sido varios los intentos de los abogados por liberar a Manson bajo palabra, pero la oposición de los familiares de Sharon Tate (Polanski hace mucho que se olvidó del caso) ha sido férrea y ha obstaculizado esa posibilidad. Actualmente, Charles Manson ni siquiera se toma la molestia de acudir a las audiencias que discuten su probable libertad. Él sabe que fuera de prisión hace mucho que dejó de ser alguien. Al interior es Charles Manson, el rey de las audiencias, amo del rating, icono de la pop culture, el rostro más evidente de la demencia homicida del siglo XX norteamericano.

_________________
No llores como mujer, lo que no defendiste como hombre.

Aluminca
Gurüanton
Gurüanton

Masculino Cantidad de envíos : 1096
Edad : 54
Puntos : 38159
Fecha de inscripción : 01/03/2008

Ver perfil de usuario http://jovenesmayoresde40.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.